sábado, 27 de febrero de 2016

Jardín El Capricho (Madrid), un lugar con leyenda, magia y encanto.

El capricho de una aristócrata, María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel, Duquesa de Osuna, fue el origen de uno de los parques menos conocidos y más fascinantes de todo Madrid, creado a finales del s. XVIII: el jardín el Capricho en Madrid.
 
 
 
 
Del sueño y la ilusión de la aristrócrata y el conocimiento y saber de los artistas, escenógrafos y jardineros de mayor reconocimiento de la época, nace un espacio armónico que invita al paseo y el relax.; mientras los sentidos se envuelven de la magia de la jardinería, brillando en todo su esplendor.
 
 
 
 

El Capricho fue lugar de recreo y punto de encuentro de intelectuales, anfitrión de fiestas y puede que también de ritos masónicos dada la cantidad de símbolos iniciáticos que albergan sus senderos.

 
 
 

Fue diseñado de una forma singular: un sendero que separa un jardín de estilo francés, de un bosque de estilo inglés, que desemboca en un palacio, composición que, como apuntan algunos intelectuales, podría estar inspirado en los tres mundos de la ópera “La flauta mágica” de Mozart.
 
 


 
 

 
 
Naturaleza, arquitectura, arte, símbolos masónicos, magia ¿quizá? son la herencia de una mujer, una aristócrata, que nos ha dejado un legado digno de alabanza y que merece la pena visitar.

Michelle de Chardin

No hay comentarios:

Publicar un comentario